Un trauma de cráneo es una lesión física que se produce sobre el tejido cerebral y altera la función de este de forma temporal o incluso permanente.


Este tipo de trauma puede producir una disminución de la conciencia, así como alterar las habilidades cognitivas, físicas y emocionales, debido a que afecta al cerebro. Existen dos tipos de traumatismos craneoencefálicos, los traumatismos leves y los graves.

Cada uno de estos tipos de traumas generan diferentes alteraciones:


Traumatismos leves: breve alteración del estado mental o de la conciencia.

Traumatismos graves: pueden llegar a generar perdida del conocimiento, así como provocar problemas de razonamiento y comportamiento por tiempo más largo.


La mayoría de las personas que presentan estos traumas pueden llegar a presentar complicaciones a corto y largo plazo y pueden afectar la razón, la vista, el habla, el equilibrio y hasta las emociones.


¿Cómo saber si tienes un trauma craneoencefálico?


Leve

Dolor de cabeza

Visión borrosa

Confusión o amnesia

Cambios de comportamiento


Moderados y graves

Náuseas y vómito

Debilidad en brazos y piernas

Dificultad de razonamiento

Dificultad para hablar


Si tienes alguno de estos síntomas por más leve que sea, te recomendamos que acudas con tu médico para diagnosticar y atender a tiempo este trauma con tratamientos adecuado.