Uno de las patologías más comunes que afecta a personas de todas las edades, es la lumbalgia. Es en realidad un dolor localizado en la parte baja de la espalda y su origen está en la estructura musculo esquelética del área. Esta afección en la zona lumbar, conlleva un aumento en la rigidez muscular debido a una distensión o a una lesión en el ligamento (esguince). La lumbalgia se produce como un mecanismo neurológico que activa los nervios transmisores de dolor, así como una contractura muscular aguda e inflamación. En ocasiones, también ocasiona una compresión de la raíz nerviosa.  

Si bien existe una gran variedad de acciones que originan la lumbalgia, por lo general es por levantar algo pesado (lo cual provoca desgarros microscópicos en los músculos), torcer la espalda, una mala postura al sentarse o acostarse, o en casos graves, hernias de disco, artritis, fisuras o fracturas de hueso.

La lumbalgia leve es un dolor que con frecuencia desaparece después de unos días, y su tratamiento no pasa de analgésicos y terapias de rehabilitación. Sin embargo, siempre es recomendable acudir con el especialista para un diagnóstico certero y evitar complicaciones en el futuro.  

Si quieres conocer más de este tema, envíanos un correo electrónico: riosmf2009@hotmail.com